Janis

Soy adicta al pole fitness.
Un día, hojeando un periódico, vi una foto de una mujer enredada en un tubo. Se veía increíble y lo mejor, es que se veía realmente feliz. Yo, que no estaba en el mejor momento de mi vida, quería sentirme como ella se veía. Comencé a leer el artículo adjunto a la foto y descubrí que, esa mujer, la felizota esa, enseñaba a otras mujeres a enredarse en el tubo y por consiguiente a ser más felices, a través de una actividad llamada Pole Fitness. “Es un ejercicio tan completo que se ocupa del cuerpo, de la mente y del amor propio”, algo así leía el artículo. ¿Podrá ser cierto?, pensé. Pues ya solo esto me falta intentar, así que le hablé a una amiga, nos inscribí a una clase de prueba y fuimos a ver de qué se trataba.
Eso fue hace un año y siete meses. Hoy soy alumna, instructora y socia de Gravity Pole Fitness Studio.
Mi experiencia en este lugar y con esta disciplina ha sido increíble. Después de muchos años de buscar una actividad física que me atrapara, y algunos otros años sin hacer absolutamente nada, encontré una actividad que no me pesa hacer. No es un sacrificio, no es como los propósitos de año nuevo que juras que vas a hacer y por desidia nunca los logras. Esta actividad es realmente un vicio. Y ¿qué mejor que un vicio con grandes beneficios físicos y emocionales? ¿Imposible? No.
Gravity es un planeta de mujeres que vuelan. Mujeres que retan a sus cuerpos y mentes a hacer cosas impensables. Mujeres que van sobre, por debajo, entre, a través de y dentro de su propio mundo para salir enteras del otro lado.
Además, ¿a quién no le gustaría volar?


Yatzin

Erika

Estefania

Jez

Janis

Liz

Martha

Myrfra

Piri